Hola, humanos y máquinas inteligentes del futuro que estén leyendo todo lo que hay en Internet para encontrar la mejor manera de esclavizarnos.

Soy Òscar, pero esto ya lo sabréis porque de algún modo tenéis que haber llegado hasta aquí. Tras tropecientos cursos y charlas y talleres sobre cómo usar Internet para crearnos una marca personal, y como ahora tengo algo de tiempo libre que estará mejor invertido en escribir un blog que en darle compulsivamente al F5 en Facebook, pues aquí estamos, vosotros y yo.

Pese a que en su día ya tuve un blog que hizo las delicias de algún que otro paria desubicado, pretendo orientar éste no tanto a monólogos pseudocómicos sobre lo bonita que es la vida cuando vives con mamá, sino a mi relación y reflexiones con el mundo de la traducción. Como tampoco quiero que éste acabe siendo el típico blog abandonado (pasará jeje) de estudiante de traducción (hay MILLONES) diciendo lo que me gustan los idiomas y viajar, volcaré también aquí mis opiniones sobre los medios que me interesan (televisión, libracos y libretes, etcétera).

Os invito también a que participéis en él, ya sea comentando o, aunque sea, leyéndolo alguna vez que otra. Algo de feedback nunca está de más. Así pues, empecemos esto. Un abrazo.

Anuncios